Avisar de contenido inadecuado

CUMANACOA, ESE ES MI PUEBLO CARAJO

{
}

  TAGS: TAGS:

 

“RÍO MANZANARES DÉJAME PASAR

QUE MI MAI ENFERMA ME MANDÓ

A LLAMAR”

 

Es la letra de una canción popular, folklórica

Multiplicidad de las voces atravesadas por el flujo de la naturaleza

Eso que hemos rozado nos y ha rozado entre intersticios de actualidad-real

Como aleteo de mariposa virtual palpitando en el estuario de nuestras miradas.

Hace ya un tiempo, era adolescente y estando de vacaciones en el pueblo, Cumanacoa, partí

Con unos amigos hacia una localidad cercana al Turimikire, especie de espalda cósmica que relieva

Este valle fluvial por sus n costados; nos trasladamos en carro hasta el pueblo de las Trincheras,

Desde allí por caminos escalpados en la ladera de la montaña subimos ladeando y cruzando el

Manzanares; hicimos aproximadamente una decena de pases, de pronto el camino burrero

Se nos volvía río, recuerdo en esos momentos al Manzanares bajando y cascando piedras entre

Risas cristalinas  como un perro cariñoso lamiendo con su lengua nuestras piernas.

Llegamos a un caserío llamado el limón, era ya el atardecer, siendo recibidos por los abiertos

Brazos que caracterizan la espontaneidad y fluidez del gentilicio que vive en este valle;

Fue en este lugar donde escuché a varios de sus pobladores contando lo que para ellos era

El imago-río manzanares, uno de ellos señalando hacia el cauce nos dijo “es una bestia, que

Se ha llevado más de un hijo nuestro, más de una cría, más de una cosecha”, lo dijo con toda

Naturalidad sin ningún ápice de resentimiento en sus gestos. Desde ese momento supe que

Esa canción anónima como los verdaderos héroes nos habla con lengua de la misma tierra.

El mismo valle fluvial estrellado que encanta y canta a Cumanacoa y a todos los pueblos del

Municipio Montes. Que sí los aguaceros hayan desbordado el cesto terroso y el río inundara

Caseríos y calles de Cumanacoa, es una de esas CAOSMOSIS, que los habitantes de este valle

Sentimos tan hondamente como una grieta manando en lo que consideramos

Nuestra permanencia en el terruño. Que ha causado daños materiales en hogares coterráneos –

Ya sabremos reponernos de ello- pues convencido estoy de que los que hemos nacido y vivido

En este valle bajo la tutela del Turimikire, sus Ríos son como Dioses que nos inundan pero

Difícilmente nos ahogan.

   Por la memoria que es una cartografía viva en nuestra subconsciente colectivo lacustre-terrenal

Sabemos que no es la primera vez que el Manzanares y algún otro hermano - río se nos desborda,

Me han contado que por los años cincuenta y uno el Manzanarez repartió su cauce por las calles

De Cumanacoa y hubo que encadenar los vehículos al tronco de grandes árboles. Y aun así

No se dejó acorralar  por la tragedia nuestro pueblo, más bien dio riendas sueltas a su capacidad

Humorística creativa con el famoso cuento de la rockola del Club la Fuente que se llevó la corriente cantando la canción,  cabeza de hacha:

“…ya me voy de esta tierra y adiós”…

Los ríos son padres y madres e hijos y hermanos de nuestra geografía oriental orquestados en sus

Orillas, de allí mana un sentimiento, una sensación que pulsa la fluidez creativa que nos habita.

Esto lo saben de sobra nuestros juglares, poetas, músicos y demás creadores.

Yo que estoy residenciado en otro estado, afortunadamente una ciudad rondada por un inmenso

Río, como lo es el Orinoco en Ciudad Bolívar, me sentí tocado por la tensión y la tristeza

Al escuchar la noticia y contemplar por los medios la reciente inundación del Manzanares.

El sentir a familiares y amigos tocados por el desenfreno de la tragedia natural, desastre como

Actualmente le dicen, CAOSMOSIS como yo le he denominado aquí; quizás por qué esta palabra

Sugiere Caos, Cosmos y una nueva manera de re-territorializarnos que es una pujanza de esta era,

Es decir una forma diferente de habitar el espacio que nos circunscribe.

No se trata de echarnos tierrita encima con los falsos argumentos de que no ha pasado nada,

Tampoco la encerrona del miedo traumático a los elementos familiares de nuestra geografía.

Confieso que el sentimiento de miedo no dejó de tocarme, sin llegar al desespero.

Es precisamente la fuerza del contagio de los afectos terruños una de nuestras mayores virtudes

Como esos Ríos circulándonos de pies a cabeza sin importar el sitio donde estemos ubicados;

Y digo esto por qué en esos momentos caosmóticos que vivió Cumanacoa recibí un mensaje

Telefónico de un sobrino que en esos instantes estaba vacacionando lejos del pueblo,

Y textualmente decía “si mi pueblo se va a hundir yo me voy para allá, por qué yo quiero vivir

La suerte de él”, esta expresión que no dejó de inundarme los ojos tal cual el mismo agua-río

Bypasseandose por mis vericuetos sanguíneos hizo que también yo soltara otra frente al rostro

De una de mis hijas ¡ESE ES MI PUEBLO CARAJO¡   

 

Anexo poemas que forman parte de un libro que escribí hace aproximadamente cinco años,

Inédito, y que intento traslucir a Cumanacoa y que llamo VALLE FLUVIAL ESTRELLADO

 

 

  Las estrellas derretidas

     En el cielo del valle

             Se diluyen

           Por sus paredes 

        Como leche recién

                 Ordeñada

       Tachonando el suelo

       De vetas cristalinas,

               No hay dudas

                 La vía láctea

             Teje su aventura

                      Terrenal

Montada en el lomo

        De estos ríos

 

                         Una abeja

                    Que fue estrella

                             Fugaz

                Cayó sobre el árbol

                         Turimikire

                     Desde entonces

                        La miel orea

                      Estos parajes

            

                                          Una centella caída

                                              Sobre el copo

                                                 Del granizo

                                       Descongeló lenguas

                                                 Cristalinas

                                               Ahora corren

                                          Lamiendo el limo

                                             De estas tierras

 

                                                   El río caracolea

                                                      Su tímpano

                                               Entre las piedras,

                                               Es una serpiente

                                           Tragando serpientes

                                                  Sin devorarlas,

                                                       Desciende

                                                 Sigue el rumbo

                                                 De una avenida                                            

                                                       Colgante

                                                     Peinándose

                                                  En los espejos

                                                     De la tarde

 

                    Manzanares es una hoja del valle

                        Graficando cristales

                            En sus costados

                 Donde los hijos terrenales

                             Vislumbran:

                                Crecientes

                                Menguantes fecundas

                                 El paso encabritado de las bestias

                                  Rupturas sanguinolentas del aroma

                     ¡y  por fin la llegada!

                        Es tiempo del árbol mariposa

                              Floreciendo barrancos

 

LUIS SANCHEZ.  Ciudad Bolívar, 9/09/2012 

{
}
{
}

Deja tu comentario CUMANACOA, ESE ES MI PUEBLO CARAJO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre