Avisar de contenido inadecuado

PALESTINA: Un Canto de Solidaridad

{
}

 El grupo literario Babandí se une a esos pueblos del mundo que no han sido sordos ni ciegos al clamor del pueblo palestino: condenando el acto genocida de los gobernantes del  Estado de Israel. De tal manera que el grupo está organizando un foro sobre la barbarie  que  ha estado padeciendo  el pueblo palestino desde 1948. En tal sentido el poeta  Luis Sánchez y el profesor Daniel Ruiz  presentan una serie de poemas como un sentido homenaje a la lucha heroica que ha estado librando este pueblo.

                                                                       

¿Quién conoce tu historia Palestina?

Cuando la naciente ONU

proclamó el estado de Israel

en tu suelo,

desde allí

comienzan tus penurias.

Fatídico 1948

año del al Nakba

acontecimiento que perdura

en la memoria colectiva

de los pueblos árabes,

ignorado por monarcas

que hoy rigen

su destino.

Como olvidar

531 localidades

masacradas, desalojadas y desterradas,

iniciándose el éxodo Palestino

cumpliéndose el mito israelí:

era una tierra sin pueblo

para un pueblo sin tierra

¿Quién conoce tu historia Palestina?

Han pasado los años,

hoy eres un pueblo

con cinco millones de refugiados

y desplazados.

Los que se quedaron en tu tierra

a pesar de la ignominia

luchan con  hondas

cargadas con piedra y dignidad,

aferrados a su arena

a las montañas y sus grutas

confinados en un ghetto

                   [franja de Gaza

a luchar por su  tierra

y su verdad.

¿Quién conoce tu historia Palestina?

Escrita con sangre

de pueblo confinado,

desterrado de la arena

que seco sus lagrimas

vertidas al pie de sus olivos.

¿Quién conoce tu historia Palestina?

De Cotidiana rutina

pánico y zozobra

en los ojos de los niños

habituados a la danza

Pirotécnica

del fósforo blanco,

que muerde, que lacera

su carne frágil,

hasta extasiarse

en sus blandos huesos.

¿Quién conoce tu historia Palestina?

Tu también tienes

tu holocausto

que triste ironía

la del destino

quien ayer fue víctima

hoy se viste de asesino

 Daniel Ruiz

La piedra

     Desnuda un grito

          Lacerado

     En el desierto.

 

  A pesar de la esquizofrenia

               pirotécnica

     que lanzan

             sobre tus hijos

Esqueletos

          cocidos

por lenguas

          flamiferas

con sello

          de tecnología

cuántica

Las aceitunas

    membrillan

         el vino

de tus ánforas

y la piel mineral

  de tus rocas

     depila

        el trigal

que arena

el desierto

 

 

Los turbantes

    Son mariposas

que oblongan

         azabaches

sobre el cráneo

de la mujer

     palestina

 

¿Hasta donde

          el odio

   digitaliza

su inteligencia

   de terror?

Los imperios

concretan

la línea en frontera

al galope

de metales

       enloquecidos.

 

 

Y en los café

      palestinos

las tertulias

donde los cigarros

    Reparten

sus anillos

    de luceros

que van de mano

    en mano,

los ceniceros

    se llenan

con los residuos

  del furor

   Cotidiano

Ni allí

ni en las grutas

 umbilicadas

  por el viento

   del desierto

Convertidas

   en hogares

bajo el ruedo

    bondadoso

del aceite

o la mesa

    de arena

donde abreva

  el gesto

beduínico

de los ancestros

Allí donde el pan

picotea

  la nieve

del yogurt

Todo es frío blanco

para el ojo

    racional

del colono,

que prolonga

   su odio-pupila

 con el calcinante

    Fósforo

        Nuclear.

 

 

Y es que en las manos

            de un imperio

la relatividad

          se absolutiza

La religión

         se mercantiliza

y el odio

       teje

su medusa

         atómica

incinerante

 

¿Será que en su visión

    en vez de palomas

       surgiendo

          de las manos

del  demiurgo

             ven

sus dedos convertidos

    en caninos

      nucleares?

 

No les importa

      el templo

             ordenado

               con el ritual

             del fruto

              de la granada

 

Ni la taquigrafía

      Lunar

      espigando

             sobre

el muro

    sagrado

 

Mucho menos

    el olivar

       de los ojos

         palestinos

Cuando la noche

      almendra

       su mesa

cargada de esencias

arabescas

Luis Sánchez

{
}
{
}

Deja tu comentario PALESTINA: Un Canto de Solidaridad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre