Avisar de contenido inadecuado

POEMAS INTENSOS:Emilio Fernández

{
}

Nuevamente volvemos a publicar poemas de nuestro compañero, amigo y poeta Emilio Fernández, después de un receso por motivos laborales. Nos presenta una serie de poemas breves (concisión en la palabra) pero con una gran carga de emociones, sentimientos, sensaciones que él acertadamente titula ¨Poemas Intensos¨.

Señora;
Muestra su andar un verdor creciente
De luces azules y brillo de cantos,
Cuan topacio que inhibe contemplarlo…
Una inusitada sensación de miel
Que entre colores y hebras bañadas
Como piel de metal precioso,
Enjugan la tarde y ofrecen el encanto
Que mis ojos tropiezan.

*****

¡Sarcasmo!
Irritante gesto de tu pueril encanto,
Yerta mueca visible.
Enojo de lo pulcro y sano
Que no me dice de tu deidad
Ni es amuleto de sabios.

*****

Actuaste con perfidia
Dibujando en la mente el esputo
Silente de tus manos
Sigilosa afrenta de color añil
Incierta y Senil muestra empleada
hallazgo del culto a lo vanal.
Y al regresar encuentro, una atmósfera
Irritada de ecos sumidos en un dolor
Marcado por el volcán de los desvios.
Sólo queda el aliento que desliza
Gas amorfo, veneno seco, asfixia.
De tus sentidos.

*****

Este presagio es un rito
Que ha envuelto mi locura,
Sorda furia del alma.
Lejana calma entre dos
Como corriente sentida en las venas
Que lejos de aliviar,
Aturde… cuan veneno breve
Pero fulminante.
*****

El látigo que castiga
No es mayor a tu rechazo
Pero lejos de tu herida
Me han surgido corazas
que como mármol…
Cubren el ser
…Aunque no lo niega

*****

Eres luciérnaga
Luz apagada en el andar difuso
Leve intento de irradiar el sueño,
Marcar el camino que no muestras.
Deambulante especie.
Que en el noctámbulo tiempo
Sólo comparte susurros de ecos
Que no llegan…
Y un intermitente fotón
Que no permite compartir
El calor de sus venas.

*****

En la efervescente esencia de su rostro
Percibí su aroma.
Cuan volátil éter
Que impregna al ritual de olores
Que invitan a la calma
Y a la magia.

*****

Entre el esperpento de tu risa
Y el estruendo de la calle
No descifras la intención
Y te quedaste sorda y taciturna
Mirando la sombra Prisca
Levitando como fantasmas
Cargados de odios y mancilleos
Lejos ya, muy lejos divisé
Tu desesperado encuentro
Movida por el incesante deseo
Y el no retorno.

*****

Haz estado en mí… cuan oxidante,
en lo expuesto, inestable.
Ha sido imposible lograr
la resiliencia,
Y tú consciente, has
osado en lo vulnerable,
al riesgo de mis deseos.
…aunque esta prospección
no diga lo que poseo…
en cambio muestre
la probabilidad que existe
de provocar…
el siniestro.

*****

¡Oh Ninfa!… ondina, ¿con qué te comparo?

Dime donde desandan tus pasos luego de perturbar tus días,
Para mostrarme cuán pérfido prisionero de tu rastro.

Háblame de tus delirios, de tus resabios.
Para convertirme en diamante de encantos
y extenuarme entre tus manos.

Confiesa el dulce deseo que premia tu existencia,
con exquisita calma que decora el influjo de tu talle.
Para convertirme en mosto que embalsa en tonos dorados
y tiñe el radiante candor de la espesura.

Permite, tropezar la brisa que moldea tus hebras y tez perfumada
Para convertirlas en lánguidas sondas de colores que arrastran el juicio
Para cuando te vea… y me mires,

Sientas el profundo plañido de mis deseos.

*****

Esta mezcla envuelta de breas y desechos,
Hechos coloides saturados de lenta movilidad,
Espeso cuerpo que cubre el vientre de la tierra
Y se arrastra, cuan reptil funesto
Tornando de muerte
El horizonte fértil de natura.

EMILIO FERNÁNDEZ B.
Upata, 2013

 

{
}
{
}

Deja tu comentario POEMAS INTENSOS:Emilio Fernández

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre