Avisar de contenido inadecuado

Poesía Erótica 1

{
}

Este es  un genero  literario que el grupo Literario Babandí no había reseñado en sus páginas, sin embargo, hoy vamos a presentarles algunos poemas que pueden ser calificados como tales. En primer lugar presentaremos un escrito que recoge de manera sencilla y rápida la idea de que es poesía erótica. Luego les presentaremos poemas de  diversos autores latinoamericanos  tales como Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Elizabeth Neira; y venezolanos como Gustavo Pereira, Juan Calzadilla, entre otros. Y por último el poeta Daniel Ruiz  nos presenta dos poemas de su autoría que transitan el camino de lo erótico.

“Parafraseando al ensayista Alexandrian en su libro Historia de la literatura erótica (1990), Víctor Montoya nos explica en uno de sus artículos que la diferencia entre pornografía y erotismo es que la primera viene a ser la descripción pura y simple de los placeres carnales; en tanto el erotismo es la misma descripción revalorizada, en función de una idea del amor o de la vida social.

Esta premisa, aplicada asimismo solamente en la poesía, tendría de manera estricta la misma significación; es mas, amplificando su concepción, la idea de poesía erótica va más allá de una simple descripción de lo sensual y sexual de los cuerpos. El lenguaje empleado, además de ser sugerente, crea una alegoría mayor, una serie de sutiles figuras capaces de insinuarnos ideas varias que, aunadas al cuerpo o los actos carnales, eleven el tema a un plano superior.

Quizá aquí radicaría la diferencia entre lo erótico y la simpleza de lo pornográfico, ya que en este último, el acto sexual no pasa de ser tan sólo eso, al ser descrito como un acto mecánico y sin profundidad alguna. Caso contrario es el del erotismo, donde el acto sexual va ligado a una efervescencia de sentimientos y sensaciones nuevas que cobran un sentido excelso al asociarse a temas distintos que nutren la concepción de los cuerpos en exploración: antes, durante o después del acto amatorio, y dando énfasis a la exaltación de los sentidos como básica esencialidad de su tratamiento literario.

Se ha hecho un deslinde de ambos términos para que más adelante no surjan confusiones. Lo que se busca aquí es mostrar el lado sensitivo y oscuro del cuerpo y el alma. El acto amatorio, la exploración de los cuerpos, los elementos en conjunción en torno a lo sensual. Este tipo de pensamientos y orientaciones estéticas son los que diversos autores latinoamericanos han extraído y aplicado de diversas maneras en sus trabajos de creación con matices de erotismo. Para ser más precisos, la poesía erótica actual en Latinoamérica ha tomado giros distintos a partir de la segunda mitad del siglo pasado. Nos hemos alejado de las influencias religiosas y moralistas de un seudopuritanismo que nos sumergió durante mucho tiempo en un absurdo hermetismo. Las ataduras se han roto y ahora todo es más sencillo de afrontar. La poesía erótica en esta última década, a inicios de un siglo nuevo, tiene una mayor libertad, no sólo para ser leída, sino para una interpretación y una valorización más amplia y sin influencias extraliterarias.

En esta última década, como englobando la labor de medio siglo de distintos poetas que abordaron, en parte o a totalidad, este género en su obra poética, presentamos esta breve muestra compuesta por 14 poetas de varios países de Sudamérica. Algunos noveles, otros con una obra ya consolidada, sea o no en poesía erótica, hemos reunido a un grupo que ha sabido sintetizar, partiendo de los años finales de los noventa, cinco décadas del trabajo de esta temática en la literatura. Para ser más precisos aún: en la Literatura Latinoamericana.

Para ustedes, la estación perenne, que como el poeta colombiano Eduardo Cote Lamus lo dice en el poema del mismo título, en los cuerpos se reúnen todas las estaciones, y perduran el estío y la arena cálida de las dunas.”. Tomado de la Bitácora El Rincón del Diablo

LEDA

 El cisne en la sombra parece de nieve;
su pico es de ámbar, del alba al trasluz;
el suave crepúsculo que pasa tan breve
las cándidas alas sonrosa de luz.

Y luego, en las ondas del lago azulado,
después que la aurora perdió su arrebol,
las alas tendidas y el cuello enarcado,
el cisne es de plata, bailado de sol.

Tal es, cuando esponja las plumas de seda,
olímpico pájaro herido de amor,
y viola en las linfas sonoras a Leda,
buscando su pico los labios en flor.

Suspira la bella desnuda y vencida,
y en tanto que al aire sus quejas se van
del fondo verdoso de fronda tupida
chispean turbados los ojos de Pan.

Rúben Darío

 RETRATO DE MUJER

Siempre estará la noche, mujer, para mirarte cara a cara,
sola en tu espejo, libre de marido, desnuda
Te juré no escribirte; por eso estoy llamándote en el aire
para decirte nada, como dice el vacío: nada, nada,
sino lo mismo y siempre lo mismo de lo mismo
que nunca me oyes, eso que nunca me entiendes nunca,
aunque las venas te arden de eso que estoy diciendo.

Ponte el vestido rojo que le viene a tu boca y a tu sangre,
y quémame en el último cigarrillo del miedo
al gran amor, y vete descalza por el aire que viniste
con la herida visible de tu belleza. Lástima
de la que llora y llora en la tormenta.

No te me mueras. Voy a pintarte tu con la exacta y terrible realidad del gran vértigo
que te destruye. Siempre vas a tener tu noche y tu cuchillo,
y el frívolo teléfono para escuchar mi adiós de un solo tajo.

rostro en un relámpago
tal como eres: dos ojos para ver lo visible y lo invisible,
una nariz de arcángel y una boca de animal, y una sonrisa
que me perdona, y algo sagrado y sin edad que vuela en tu frente,
mujer, y me estremece, porque tu rostro es rostro del Espíritu.

Vienes y vas, y adoras al mar que te arrebata con su espuma,
y te quedas como inmóvil, oyendo que te llamo en el abismo
de la noche, y me besas lo mismo que una ola.
Enigma fuiste. Enigma serás. No volarás
conmigo. Aquí mujer, te dejo tu figura . 

Gonzalo Rojas (Poeta Chileno)

 SOY LA MÁS DELICADA DE LAS PROSTITUTAS

 Como un lirio soy

precario beso perfumado en medio del paisaje

olisqueando el aire con labios de terciopelo labios como sábanas nupciales

de seda concubina

ofrenda de sexo abierto

Tómame

mientras dure el dorado momento

la primavera siempre es ligera

Recuerda que muy pronto

nada quedará de esta fiesta de mediodía

Me sacaré y encogeré

Me convertiré en una enana de circo

y tú en un obeso animal domesticado

Elizabeth Neira

 

ACABAR EN TI

Quiero sentir como el desvanecimiento de mi luna
acaricia tu alma,
cómo late mi corazón en tus sienes
y cómo se mezcla nuestra realidad cotidiana
para convertir tus mejores sueños
en furtivas gotas de placer.
Quiero enseñarte el camino del cansancio,
atravesar lentamente tus muros
y derribar la murralla de tu piel
para inmortalizar mis delirios
con tu risa corpórea y suave.
Déjame bañarte de lujuria con mi boca,
hacer una rebelión de amor con tus hormonas,
aspirar el aroma de tu pecho
y demostrarte cuánto te amo con la fatiga de mi cuerpo.”

LINA ZERON (México) Ha publicado los poemarios Espiral de fuego, Rosas negras para un ataúd sin cuerpo, Moradas mariposas, Vino rojo y Un cielo que crece en el fondo de tus ojos, entre otros.Tomado del blog poesía, letras y algo más. Francisco Pinzón Bigoya

  LAS MIL Y UNA NOCHE

¡Oh mezcla admirable reunida en tu hermosura! Al ver tu glorioso rostro bañado en el agua de la belleza, ¿quién podría olvidar su radiante esplendor?

¡Te ven mis ojos compuesta preciosamente de rubíes en toda una mitad de tu cuerpo encantador, de perlas en la tercera parte, de almizcle negro en la quinta parte y de ámbar en la sexta parte, oh toda dorada!

¡Entre las vírgenes nacidas de la Eva primera, y entre las bellezas que habitan los múltiples jardines de los cielos, no hay ninguna que pueda compararse contigo!

¿Quieres darme la muerte? ¡No me perdones! ¡Otras muchas víctimas hizo el amor! ¡Y si quieres volverme a la vida, baja hacia mí tus ojos!, ¡oh, ornato del mundo!

Jorge Luis Bórges

CUERPO A LA VISTA

 Y las sombras se abrieron otra vez y mostraron un cuerpo:
tu pelo, otoño espeso, caída de agua solar,
tu boca y la blanca disciplina de sus dientes caníbales, prisioneros en llamas,
tu piel de pan apenas dorado y tus ojos de azúcar quemada,
sitios en donde el tiempo no transcurre,
valles que sólo mis labios conocen,
desfiladero de la luna que asciende a tu garganta entre tus senos,
cascada petrificada de la nuca,
alta meseta de tu vientre,
plata sin fin de tu costado.

tus ojos son los ojos fijos del tigre
y un minuto después son los ojos húmedos del perro.

Siempre hay abejas en tu pelo.

Tu espalda fluye tranquila bajo mis ojos
como la espalda del río a la luz del incendio.

Aguas dormidas golpean día y noche tu cintura de arcilla
y en tus costas, inmensas como los arenales de la luna,
el viento sopla por mi boca y su largo quejido cubre con sus dos alas grises

la noche de los cuerpos,
como la sombra del águila la soledad del páramo.

Las uñas de los dedos de tus pies están hechas del cristal del verano.

Entre tus piernas hay un pozo de agua dormida,
bahía donde el mar de noche se aquieta, negro caballo de espuma,
cueva al pie de la montaña que esconde un tesoro,
boca del horno donde se hacen las hostias,
sonrientes labios entreabiertos y atroces,
nupcias de la luz y la sombra, de lo visible y lo invisible
(allí espera la carne su resurrección y el día de la vida perdurable)

Patria de sangre,
única tierra que conozco y me conoce,
única patria en la que creo,
única puerta al infinito.

Octavio Paz

DE TU PIEL A LA ETERNIDAD

 Mi caverna húmeda
tibia silenciosa
es tu guarida perfecta
tiemblo ante tus dedos de mago
que horadan uno a uno
los filones hambrientos de mi cuerpo
me prendo como alga marina
a tu embravecido mar
pueblas mis entrañas
con tu semen de fiesta
tu respiración
vuela dentro de mí
de tu piel…
a la eternidad

 Poeta MARCIA REVERÓN (Venezuela)

 DESPEGUE

Desde la terraza del aeropuerto

veo a este avión enorme rodar hacia la cabecera

de la pista

su lenta y programada marcha

de gran insecto que con fría majestad

arrastra sus alas gigantescas

y su trepidante tabaco que inclinado

sobre los testículos de sus dos ruedas traseras

semeja un miembro en erección

listo para abrir la herida del infinito

 Juan Calzadilla

 Que las estrellas rodantes. Que la pasión

Que los dulces de fresa Que tus labios a medianoche

Que las arandelas del sueño por donde pasa tu amor

                                                      Que yo desnudo a tu lado

Que el frescor de la mañana de domingo Que nada

                                                                   Que es mentira

Que el calor de tu sexo como alud salvaje

Que me olvides Que apenas tienes valor para mirarme a

           Los ojos

Que te marchas

Que jamás podrás hallar la puerta

                                                  sino   en la maraña de mis brazos.

 Gustavo Pereira

  More tu silencio, tu avidez

Libaste mi esencia,

Mi  almizcle terrenal

De indio

De negro

Cóctel  de hormonas

Celestiales.

Olisqué tu labio vertical

Profano

Prodigo de insensatos

A la espera,

De efluvios en celo

Y una vagina en libertad.

Ladee mi  cara

Para alinear mis labios

Y medir tu esencia,

Tú perfume, tú entrepierna

A  la espera

De un falo

Rendido

En tu ansiedad.

Daniel Ruiz

 Te miro

Incrédulo

No soy capaz de comprender

Que estas dispuesta

A recibir mi ímpetu

Sin embargo

Me aguardas

No se si con amor

O un deseo

Extraño tan extraño

Que la duda

Me arrastra en su vorágine

Insensato que elucubras

Placeres y sentimientos

Porque no arremetes

A la hembra que se ofrece

Generosa

Ansiosa

Y tu cobarde

Arrinconando ilusiones

¡No!

 la carne solo quiere carne

El deseo quiere pasión,

desenfreno

En estos asuntos hormonales

El corazón no tiene espacio…

Daniel Ruiz (Grupo Literario Babandí)

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Poesía Erótica 1

Me gustó mucho el articulo, lo encontré en google y es lo que buscaba. Luego me pasaré por los demas articulos.
Encontré interesante el artículo y los poemas seleccionados. Resulta que aquí (León, Nicaragua) entre los poetas se ha discutido mucho la poesía erótica. Una de las cosas que se ha dicho al respecto es que en este género la mujer parece desenvolverse con más comodidad que el hombre. Desde luego un comentario de esa naturaleza podría ser más útil a la psicología y los estudios culturales que a la poesía misma como oficio. Destaco, que en la poesía erótica, las palabras juegan una función rítmica que asimila el movimiento del cuerpo en el acto sexual como lo refleja el poema de Darío "LEDA", véase como la candencia es distinta al poema de Elizabeth Neira que asimila un juego de sonidos más circular = Dos muestras de erotismo con movimientos distintos, pero en fin, movimientos seductores a nivel sono. Esta es mi impresión. Felicitaciones me encanta su blog.
José Pereira José Pereira 09/09/2011 a las 20:31
Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Deja tu comentario Poesía Erótica 1

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre