Avisar de contenido inadecuado

Resistencia Indigena 3: El Grito

{
}

EL GRITO  (Octubre 2009)

Entre el maraqueo

                   De flechas

    Que pulsa la sangre

                   Del aguacero

         Se deshilacha

                   El torrente

    Como una fiera herida

    Y antes de caer

    Se oye el grito de cascada

              Indómita:

       ANA KARINA ROTE

   Expectora la cueva

                 Su veta volcánica

      Y desde los ramales

                   Del humo

          El piache

                    Traza

   Con su hacha guerrera

     Tallada con la corriente

      De brazos-ríos

   Que espuman las manos

                     Del valle

     Como cabeza

                   De la madre-tierra

            Coronando la furia

       Del madero

   Desarticula

                 Sus mandíbulas

      Con gesto anacóndico

      Orbiculan los labios

                 Marejadas

                            De un océano

                 Incontenible

  Y en frente un circulo de gavilanes

                 Perfila su anillo

                            De corte caribe

                 Asomándose

                            Sobre las cenizas

                 Que petroglifan

                            Caminos-deltas

                  Como un sebucán

                      De resistencias.

Luis Sánchez

http://stc.obolog.net/multimedia/fotos/425000/424091/424091-201061.jpg

 

 

MAÑANA, DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA, CUMPLE 65 AÑOS EL SECTOR ZIRUMA, PRIMER BARRIO WAYUU

Cuando el cielo wayuu se instaló en Maracaibo

Texto: Yesenia Rincón / Rodolfo Finol

 

Sus pobladores encontraron en la zona un sitio de paz. Vecinos hoy reclaman con nostalgia seguridad para sus fiestas.

Fueron muchas las luchas de los pobladores wayuu, para poder sentir la paz de Ziruma, el cielo en su lengua. El sueño de una piache llamada Kaloumna, advirtió sobre la caída de un enorme meteorito en la Alta Guajira, en de 1914, cuando el pueblo guajiro sería azotado y sometido a engaño y a tortura según predicciones.

Miguel Silva, historiador indigenista, cuenta como según los abuelos wayuu esa fue una de las premoniciones del primer éxodo indígena de la Guajira a Maracaibo.

Ese primer movimiento fue producto de una cacería humana; castas y linajes casi llevados al exterminio por blancos y mestizos.

El traslado, según el historiador Antonio J. López, en su libro: Los Dolores de una Raza, consistía en guiarlos en columnas con mancuernas; eran trasladados los primeros wayuu a la Zona Sur del Lago a las haciendas de varios coroneles y generales del régimen de Juan Vicente Gómez, incluso para la hacienda de Mérida.

La segunda oleada a Maracaibo, en los años de 193 a los 40, cuando el wayuu comenzó a vivir del comercio, producto de que la tierra era menos fértil, producto de la sequía; y por ello, viajaban y se iban estableciendo primeramente en un sitio denominado Tierra Negra, alrededor de Las Tarabas y Las Cuarentas. Se ubicaron en un gran Hato de cría de cabras, pavos, cochinos, propiedad de un acaudalado señor de nombre Benito Rubio.

“Los indios o guajiros, como solían decirnos los alijunas (criollos) de esa época, nombraron una comisión indígena encabezada por el gran Chino Julio González, hombre versado en la ley y líder indígena. Enviaron una comunicación urgente al Palacio de Miraflores para quejarse del maltrato y humillación por parte del dueño del hato y el presidente Isaías Medina Angarita se comunica el mismo día con el presidente del estado Zulia, Héctor Cuenca, y ordena la compra de los terrenos para que los ocuparan los wayuu y permanecieran por siempre”.

Con esas palabras, Luz Bohorquez, de 40 años, narra actualmente lo que con orgullo le contaba su madre Ana de Bohórquez: “Por decreto del Ejecutivo el 16 de marzo de 1944 se creó el barrio y fue el 12 de Octubre y con motivo del entonces denominado Día de la Raza, fue oficialmente inaugurado como una urbanización conformada por 144 casas, una iglesia consagrada al Corazón de Jesús y una escuela llamada Fray Bartolomé de las Casas. Al acto asistieron importantes personalidades de la cultura wayuu y el presidente del estado el doctor Héctor Cuenca”.

Entre los primeros pobladores estuvieron: Aura Montiel, Robertina Rodríguez, Marcelina Palmar, Dionicia Palmar, Ana Estervina Uriana de Bohórquez (madre de Luz) t Bartolomé García.

“La comisaría tiene años inactiva y bastante falta que nos hace, porque ya ni las fiestas que antes hacíamos, se pueden hacer”.

Con nostalgia, Venancio González de 84 años, cuenta que el primer barrio indígena del Zulia, Venezuela y de América Latina se funda un 12 de octubre de 1944, y de allí en adelante el Día de la Resistencia Indígena en la zona se celebraba por toda la semana, con chivos y ovejos al calor de la leña, bailes y reinas.

Ahora “Ziruma” significa en wayuu “Las Nubes”, está muy lejos de tener esa paz que los indígenas esperaban, porque imperan los robos y atracos a toda hora.

Mariana González, de 68 años, recuerda la historia que le contó su abuela Eva González sobre la mitología del nombre Ziruma: Era una mujer joven y bella india, compañera de un importante cacique indígena que murió a manos de los españoles. Su limpio corazón pidió a Maleiwa convertirse en nube, significado de su nombre (Ziruma), para llevarse a su amado a los jardines de las alturas y así descansar en la eternidad”.

“Mi mamá fue una de las primeras personas pobladoras y siempre me decía que esa era una tierra plana, con muchas hectáreas, llena de cujíes y pasto para que los animales de campo comieran, pero lo más importante es que, después que el presidente les entregó sus casas había paz ”.

Tanta era la esperanza de los indígenas de vivir tranquiloas que el Chino Julio González dijo en la inauguración: “Tawala Talataa wa´ain. Maimma Ka´ai Wapula”.“Hermanos wayuu, habrá mucho sol y nubes por siempre”.

HISTORIA
Origen de Ziruma

La leyenda wayuu que explica el significado de Ziruma, fue recopilada en el Diccionario General del Zulia, por Luis Guillermo Hernández y Jesús Ángel Parra, y dice que aquel era el nombre de una joven y bella india compañera del cacique Ocumaray, sacrificado por los españoles para quebrantar su orgullo. Su noble corazón pidió a Maleiwa (Dios) convertirse en nube, significado de su nombre para llevarse a su amado a los jardines de las alturas, cumpliéndose su deseo fue nombrado este sector.

http://stc.obolog.net/multimedia/fotos/425000/424091/424091-201063.jpg

 

{
}
{
}

Comentarios Resistencia Indigena 3: El Grito

la vida es como que fuera  una luna los indios como una maripiosa y como se dice la vida

Anónimo Anónimo 09/10/2012 a las 20:44

poema poema ajajajajja

yusbelis urrieta yusbelis urrieta 11/10/2012 a las 00:14

Deja tu comentario Resistencia Indigena 3: El Grito

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre