Avisar de contenido inadecuado

Valle Fluvial Estrellado

{
}

A continuación el poeta Luis Sánchez nos presenta dos poemas seleccionados de su libro inédito "valle Fluvial Estrellado" dedicado a ese hermoso valle de Cumanacoa. El primer poema es un homenaje a un ser maravilloso que llenó de alegrías al corazón de los niños de su pueblo, cuando el correteaba su infancia por esos parajes que se quedaron prendidos en su baúl-corazón. El otro es un compendio de poemas dedicado a los bodegueros del valle, bajo la visión contemplativa de los recuerdos de infancia.

  

CARACHATA

El  trinar desató

Su jilguero

En la garganta

De Carachata,

Los niños corrimos

Con un Manzanares

De sonrisas

Bañándonos

De magia,

Se abre el telón:

Gurrufíos, trompos y papagayos

Surgen de sus manos

Como niños saltarines

En el teatro de la calle.

En cada dedo

Un muñeco de trapo

Desnuda palabras,

Jugando a los zancos

Carachata sentado

En la copa

Del Turimikire

Recoge luceros

Que por las noches

Florecen en el valle.

Amaestró el  rugido

De las fieras

Convertidas canto

En el acordeón

Del pecho,

Voz pueblerina

En la parranda

Esquinera.

Carachata

Es el nombre

De un personaje

Repartido

En un universo

De máscaras

Silvestres,

Por estas calles anda

Como río encantado

Buscando cauce.

 

 BODEGUEROS

Mi pueblo  es un bazar

de bodegueros,

en cada esquina, cada sector

brillaba un mercado persa

diferente,

diverso,

por el carácter  del bodeguero.

EL “VIEJO FELIPE’’

El  ‘’viejo Felipe’’ vivía en la fermentación del tabaco, oscuro,  no por el color

de la piel que era pálido-tabaco pequeño, delgado-aguileño, hablaba a

través de una dentadura  natural de tabaco.

Desenvolvía el oscuro paquete como despegando de los pliegues de una cueva

húmeda y ante mis ojos borrosos – ingenuos, con la medida de su cuarta

huesuda cortaba el rollo de macaurel disecada con precisión cautica.

El aire serio pegajoso, de la sala narcótica del ‘’viejo Felipe’’ anidaba el

efecto de una borrachera silente, mi pobre madre decía que yo estaba enfermo

del coco, porque olvidaba todo cuando compraba en su bodega.

Aquí no se devuelven los reales, mijito, aquí se cambia por otra cosa,

mascullaba las palabras entre la mascá , al compás de los escupitajos en el

piso, todo era envuelto por el color marrón oscuro, incluso su ropa.

Hasta el pescado salado tenía olor de tabaco

 

JACINTO

La espera se hacía latosa, Jacinto rayaba de céntimos las paredes

páginas contabes,

la más pequeña vertical son cinco céntimos, un círculo, un punto,

dependiendo del tamaño y del rincón de la pared, ubicado frente al rayado

es el nombre del deudor,

¡El eje cartesiano en manos del pueblo!

Jacinto creó un nuevo código numérico y lingüístico sobre los muros de cal,

¡Gracias a Dios!

Porque cuando hablaba con su bocota y su tamañote, parecía comernos

Su sistema nunca faltaba, cada año nuevo

Pintaba sus paredes, año nuevo y cuentas nuevas.

 

LORENZO ñAN GÜIN-GUa

Velludo buda en guarda camisas,

meditaba contemplando la calle

sentado en la puerta de su concurrido

templo-bazar.

Las manos juntas debajo de la abundante

Barriga, ligero pestañeó al recibir

el pago notorio por lo abundante de

las mismas

ñan Guin-Gua sonreía de la picardía, de

la picardía.

Su mirada se perdía como la de un bromista encantado en el callejón

Carmona

fue creador del autoservicio y el crédito variado por la botella de ron,

Cualquier cosa, una libreta, un libro, una cédula, por un cuarto o un litro de

Caña. Él muy pocas veces transó la medida o la condición.

Estuvo a punto de montar una oficina de Registro Civil por la cantidad de

cédulas acumuladas, imaginemos una prefectura de autoservicio.

 

OSCAR BARRIGA

Nos tentaban los huevos rusios que vendía

“Oscar Barriga”,

expuestos en frascos redondos de vidrio

joyas multicolores en canastas mágicas, Oscar

sentado guardaba la llave de este tesoro

en su panza.

-¿Qué muchacho?

Oscar nunca escuchaba por la algarabía de loros

que circundaba su bodega, loros, pájaros, aves.

Su casa era un aviario tropical

es posible que criara aves raras multicolores,

que ponían los huevos “rusios”

tal vez su bodega era una pantomima

que ocultaba al primer traficante

De aves exóticas

que habitó este pueblo.

 

PEDRO CARMEN

Pedro Carmen silbaba largos estribillos,

mientras caminaba por su sala de conciertos,

cualquier producto manipulado servía de

Partitura. Después de media hora paraba.

-Aquí no sólo se vende café, también hay

Leche, azúcar, papelón…

El cliente se tragaba la pausa

Del próximo estribillo.

 

RAMÓN

Ramón no se veía detrás del mostrador,

era un mago,

aparecía sólo si se le llamaba:

-despacho

Sentado en la silla frente a nosotros:

-¿Qué quiere?

La magia mantenía su bodega

              

¿Dónde estarán estos seres

del bazar de mi pueblo?

¿En qué espacios desconocidos tienen sus mercancías?

¿Qué nuevo invento habrán patentado?

¿Qué nuevos olores habrán perfumado?

¿Qué recuas cargadas estarán amarradas a sus postes?

 

        

 Luis Sánchez  

  

                  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

{
}

Álbum de fotos de Valle Fluvial Estrellado

2 about 2

Ver fotos de Valle Fluvial Estrellado

{
}

Comentarios Valle Fluvial Estrellado

cuantos quedan como tù luis? alumbrando los recuerdos generacionales, que emulen entusiasmo en las nuevas generaciones perdidas, en el fiasco generacional de estos tiempos. no perdamos la fè, es duro el trabajo e incasable para los hombres que despiertan amor a los pueblos.

Cristobal Rojas Cristobal Rojas 26/01/2010 a las 20:42

Deja tu comentario Valle Fluvial Estrellado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre